Categorías

¿Qué medicación dar en infección o inflamación de las encías? ¿Qué bacterias son las causantes?

Medicación para la infección de encías

Amoxicilina y Metronidazol son los 2 antibióticos de elección que actúan de forma sinérgica y cubren ampliamente el espectro de las bacterias periodontopatógenas. Pero de nada sirve esta pauta antibiótica si no se realiza de forma concominante una limpieza dental o raspado para eliminar el sarro supra y subgingival adherido al diente. El antibiótico actúa a nivel sistémico, mientras que el dentista o higienista actúan a nivel local eliminando el sarro (que es un agregado de bacterias y minerales calcificado).

¿Cómo eliminar las bacterias patógenas de las encías?

El 80% de la población tiene enfermedad periodontal crónica y otro 10% presenta la forma agresiva de la enfermedad, que destruye la encía y el hueso que rodea el diente hasta causar la pérdida dental. La diferencia entre una y otra es la rapidez de progresión de la pérdida de hueso alrededor del diente.

La periodontitis es una enfermedad crónica inflamatoria que resulta de una compleja infección polimicrobiana como resultado del desequilibrio entre la flora subgingival y las defensas del propio individuo (respuesta autoinmune), sobre todo en aquellos con un grado de susceptibilidad. Y es la respuesta inflamatoria del cuerpo ante la presencia de sarro o bacterias lo que provoca la destrucción de hueso y tejidos circundantes al diente, mediada por leucocitos hiperactivados o cebados y la red de citocinas, eicosanoides, y metaloproteinasas de matriz (MMPs).

Tratamiento dental de la Periodontitis

El sarro es un agregado de bacterias, minerales y restos de comida que tarda 48 horas (2 días) en calcificarse y adherirse al diente. Antes de calcificarse, los restos de comida blanda se depositan encima del diente formando la placa bacteriana, que es un cúmulo blanquecino blando muy fácil de eliminar con el cepillado. Si en 48 horas no eliminamos la placa bacteriana blanda, esta se calcifica y se convierte en sarro, que ya solo es posible de eliminar mediante la higiene dental o raspado realizados en la consulta dental.  

Por esto, es tan importante que los pacientes que padecen esta enfermedad tengan una higiene dental diaria minuciosa mediante cepillo dental o eléctrico, cepillos interproximales o irrigadores. Y que en cuanto detecten formación de sarro calcificado en su boca, acudan a su dentista para eliminarlo cuanto antes, ya que es la presencia de este sarro lo que provoca la pérdida de hueso y del diente, y es determinante para el inicio de la enfermedad.

Como la mayoría de enfermedades crónicas vinculadas a la respuesta inmunológica del paciente, la periodontitis también depende de factores hereditarios, susceptibilidad individual, enfermedades sistémicas y otros factores de riesgo del paciente, como son el tabaco, el embarazo, la diabetes, la epilepsia, el uso de aerosoles en asmáticos, las cardiopatías, las broncopatías, inmunodeprimidos y/o defectos en la inmunidad… 

Los factores hereditarios o la susceptibilidad individual es difícil o imposible de controlar o modificar. Lo que sí podemos controlar y modificar es la higiene oral, y mediante ella conseguimos parar y/o enlentecer la pérdida de hueso.

Y esto se realiza en la clínica dental mediante la explicación de cómo cepillarse bien la boca, visitas de higiene o raspados (tratamiento periodontal), eliminando zonas retentivas de placa en boca y, luego acudiendo a los controles periódicos y mantenimientos.

La búsqueda de los microorganismos causantes de las enfermedades periodontales ha sido motivo de estudio durante los últimos 100 años. Se considera que existen más de 700 especies bacterianas en la microbiota oral.

Algunas de ellas se encuentran en los biofilms dentales y otras están presentes en las superficies de los tejidos blandos que sustentan a los dientes o en ambos tipos de tejidos. Así, las poblaciones microbianas implicadas en la enfermedad periodontal se reconocen como altamente complejas, variables y todavía no completamente identificadas aunque se considera que hay organismos clave reconocidos como responsables de la progresión de la enfermedad periodontal.

Medicación para el sangrado de encías

Diferentes autores consideran que las bacterias más frecuentemente aisladas como causantes de enfermedad periodontal son anaerobios del tipo: Actinobacillus actinomycetemcomitans, Porphyromonas gingivalis/endontalis, Prevotella intermedia, Eikenella corrodens, Fusobacterium nucleatum, Peptostretococcus micros, Streptococcus constellatus, S. intermedius, S. mitis/oralis, Staphylococcus aureus, candidas entre otras.

Existen diversos métodos para identificación de poblaciones microbianas presentes en pacientes con enfermedad periodontal o con posibilidad de enfermedad futura. Dichos métodos se basan en la utilización de técnicas directas, las cuales ponen de manifiesto el agente causal, o técnicas indirectas, que se basan en poner de manifiesto la respuesta inmune específica que se desencadena como consecuencia.

Actualmente en la clínica dental es posible tomar muestras de la placa bacteriana del paciente y enviarlas para realizar un estudio microbiológico mediante cultivo, PCR y antibiograma y así identificar de forma precisa las bacterias presentes e indicar de forma individualizada y personalizada la mejor antibioticoterapia para el paciente. 

En caso de no realizar antibiograma, la bibliografía indica como antibioticoterapia de elección para periodontitis agresivas o severas la toma de AMOXICILINA 500MG y METRONIDAZOL 500MG cada 8h durante 10 días, y siempre realizando de forma concominante un tratamiento local que elimine el sarro supra y subgingival del paciente. Así combatimos de forma sistémica y localizada la infección. 

Cabe destacar el efecto antabús del metronidazol con el alcohol y es necesario alertar a los pacientes. Por otro lado, la forma farmacéutica actual de metronidazol en las farmacias es de 250mg y no de 500mg, así que los pacientes deberán tomar 2 comprimidos de metronidazol y 1 comprimido de amoxicilina, siempre con receta médica y supervisión del médico o dentista. Puede ser necesario administrar protector gástrico, y es necesario tener en mente que no se puede administrar en embarazadas, y puede haber interacciones con el disulfiram y la warfarina. En caso de alergia a las penicilinas, también puede administrarse Metronidazol conjuntamente con Ciprofloxacino.