fbpx

Carillas Dentales: todo lo que debes saber.

carillas-dentales-barcelona

¿Qué son las Carillas Dentales?

Las carillas dentales son unas finas láminas que se ponen encima del diente para mejorar la estética de la sonrisa.

Para entenderlo de una forma sencilla, las carillas de cerámica podrían compararse con las uñas postizas, ya que cubren sólo la parte exterior del diente. Pero a diferencia de las uñas postizas, las carillas son un tratamiento definitivo y permanente. 

Si el paciente se cuida la boca como es debido, no suelen dar ningún problema extra más que los propios dientes naturales.

¿En qué casos están indicadas las Carillas Dentales?

Las carillas dentales se recomiendan en casos que el paciente quiera CAMBIAR una o varias de estas opciones a la vez:

  • El color de los dientes (se logra blanquear la sonrisa consiguiendo un color uniforme)
  • La forma o tamaño de los dientes (se rectifican imperfecciones)
  • Eliminar el desgaste dental (típico en pacientes que aprietan los dientes)
  • Corregir pequeñas desalineaciones dentales sin ortodoncia (o después de la ortodoncia)
  • Realizar un Diseño de Sonrisa (donde combinamos todos los parámetros)
 

En todos los casos es imprescindible realizar una PRIMERA VISITA para asegurarnos que el paciente es candidato a poder realizarse el tratamiento de carillas: hay que descartar que antes no haya caries, confirmar la salud de las encías, asegurarse que no tenga hipersensibilidad dentinaria, que no haya molestias articulares al mover la mandíbula…y muy importante, ver qué tipo de mordida tiene el paciente. 

Los pacientes que tienen mordidas traumáticas o lesivas, y también los pacientes que aprietan los dientes, desgastan más sus dientes de lo habitual. Para asegurar el éxito a largo plazo de las carillas, a veces es necesario cambiar la mordida o realizar un tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo puedo saber si el resultado final me gustará?

El tratamiento de carillas es un tratamiento ESTÉTICO, y como tal, hay que asegurarse que el paciente quedará contento. 

Para eso, antes de empezar, el dentista debe entender qué es lo que el paciente quiere cambiar y comprobar y explicar qué cambios son asequibles y cuáles no. Es muy importante interpretar bien las exigencias del paciente y modular bien sus expectativas para que el resultado final sea el esperado.

Antes de empezar con las carillas, es muy importante que el dentista haga un ESTUDIO FOTOGRÁFICO adecuado y un análisis de la sonrisa (SMILE DESIGN). Con este estudio, se cita al paciente una segunda vez y se prueba en su boca una SIMULACIÓN DE LAS CARILLAS (MOCK UP). 

Sobre esta simulación en boca, el paciente puede ver de una forma aproximada cuál será el resultado final de sus carillas en su propia boca, y junto con el dentista, se pueden realizar las modificaciones necesarias para lograr la estética deseada.

Tipos de CARILLAS DENTALES

Básicamente existen 2 tipos de carillas dentales, aunque luego hay muchos subtipos: las CARILLAS DE CERÁMICA y las CARILLAS DE COMPOSITE. ¿Cuál es la diferencia? El tipo de material, está claro.

Carillas de cerámica

En los estudios in vitro, se ha demostrado que un diente natural tiene una dureza o resistencia que aumenta en cuanto se le adhiere una carilla de cerámica. 

La carilla de cerámica está hecha de cerámica o porcelana (que es lo mismo) y por lo tanto es un material tipo mineral o piedra tipo cuarzo, y se asemeja muchísimo a la estructura cristalina del diente.

De hecho, las carillas de cerámica son como si fueran un cristal o una piedra que adherimos al diente, y muchas de las propiedades ópticas de las carillas de cerámica son las mismas o parecidas a la de los dientes: tienen transparencias, translucideces, son muy duras y muy resistentes a la compresión. De hecho, un diente con carilla de cerámica es más fuerte que sin carilla. Un ejemplo: una carilla adherida a un diente se parece a cuando adherimos 2 cristales finos a través de una fina capa de agua en medio, el resultado es mucho más resistente que cada cristal de forma individual. De forma parecida, un diente con una carilla adherida es muchísimo más fuerte que un diente sólo.

Otra ventaja muy importante es que las carillas de cerámica no requieren ningún tipo de mantenimiento extra que las propias limpiezas periódicas que realiza el paciente en la clínica dental. La estabilidad del color y del brillo de su superficie no cambian ni se deterioran con el paso del tiempo.

Las carillas de cerámica las realiza el “ceramista” en el laboratorio. Para que la cerámica tenga las propiedades idóneas de dureza y resistencia debe tener un grosor adecuado. Se recomienda entre 0’5 a 1mm (también pueden llegar a realizarse grosores de 0’3mm, aunque hay riesgo de rotura de la carilla por el dentista en el proceso de cementado). Para adherir la carilla es muy importante preparar bien el diente con un pulido donde se le da una forma uniforme y lo más importante, se hace un pequeño escalón o margen a nivel de la encía para que la línea de transición entre diente y carilla sea imperceptible i no haya un GAP que pueda, a la larga, inflamar las encías. Los pacientes normalmente son reacios a que les toquen o pulan los dientes, pero esta preparación del diente es mínima, solo queda a nivel de esmalte y es la única manera de asegurar resultados de salud gingival a largo plazo.

Carillas de Composite o Resina

En cambio, la resina o composite es un material parecido al plástico. No se asemeja al diente, pero es el material que se usa de forma habitual para hacer los empastes para tratar las caries en boca. La resina es un polímero y no tiene estructura cristalina, a diferencia de la cerámica. Es menos duro o resistente, y sus propiedades ópticas difieren bastante del diente natural o de la cerámica (aunque hay que decir cuando se trabaja bien se logran resultados muy buenos). En cambio, tiene una flexibilidad y una resilencia que la cerámica no tiene.

Con el tiempo, la resina se degrada y puede amarillear y adherir tinciones alimentarias. Por eso es indispensable un mantenimiento de este tipo de material: cada cierto tiempo el dentista de verá pulir estas carillas de composite para eliminar cualquier coloración o para mantener el nivel de brillo o pulido iniciales.

Una ventaja de las carillas de resina, es que aunque son menos duras que la cerámica, si salta alguna esquirla de material, el dentista fácilmente lo puede reparar en la clínica dental sin necesidad de recurrir al laboratorio dental.

Microcarillas dentales

Muchos pacientes piden “MICROCARILLAS”, cuando lo que realmente quieren decir es que no quieren que se les talle o pula el diente ya que no quieren lastimarlo. Entonces, entendemos que hay un poco de confusión en internet respecto al término “MICROCARILLAS” y “CARILLAS SIN TALLADO”.

Las MICROCARILLAS realmente son trozos parciales de carillas que sirven para recubrir partes parciales del diente y no lo recubren en su totalidad. Entonces, sirven sólo para cambiar la forma o tapar o corregir un diastema… Las MICROCARILLAS nunca recubren toda la superficie externa del diente, sinó sólo un trocito, y por eso no sirven para cambiar el color o blanquear la sonrisa. 

El paciente cuando habla de microcarillas piensa que pide “carillas sin tallado dental” porque entiende que son más conservadoras y no se daña ni debilita el diente. Como ya hemos dicho más arriba, las CARILLAS  SIN TALLADO DENTAL o sin una preparación mínima del margen gingival las desaconsejamos totalmente. 

Si el diente no se pule mínimamente, siempre habrá un escalón entre el diente y la carilla, donde se acumulará la placa y el sarro y a la larga inflamará la encía, pudiendo provocar una recesión gingival más acelerada de la zona, o encías hipertróficas, inflamadas y de coloración más intensa o incluso azulada.

Diferencias entre Carillas de Cerámica y Carillas de Composite

 

 CARILLAS CERÁMICACARILLAS COMPOSITE
Tipo de materialCerámica, porcelana, material tipo mineralComposite, empaste, resina, material tipo plástico
Dureza y ResistenciaMuy durasMás frágiles
EstéticaMás parecidas a un diente natural: color,  translucidez, textura superficialBonitas, pero no tienen las mismas propiedades ópticas que un diente natural 
PresupuestoMás carasMás económicas
TrabajoLas realiza el laboratorio dentalLas realiza el dentista. (En algunos casos, también las puede realizar el laboratorio dental.)
Mantenimiento

Igual que un diente natural

No se tiñen ni con el vino, tabaco, ni cambian de color…

Con el tiempo no “envejecen” ni se deterioran 

Con el tiempo pueden acumular tinciones y hay que pulirlas

Si aparece alguna pequeña fractura el mismo dentista puede repararla fácilmente

Grosor MínimoGrosor mínimo entre 0’5-1mm. Es necesario realizar una mínima preparación o pulido dental para garantizar un sellado óptimo de la carilla al diente.No hay grosor mínimo

Grosor de las Carillas Dentales

Y un tema muy importante, sean las carillas de cerámica o de composite, es el grosor mínimo. 

El grosor de la cerámica ya hemos dicho que debería ser de al menos 0’5-0’8mm. En cambio, la resina no necesita un grosor mínimo para trabajarse. Pero tanto en resina como en cerámica, si lo que queremos es un cambio de color (más blanco por ejemplo), necesitamos un grosor mínimo de material para “tapar” en color real del diente. Por eso, cuando se trabajan con grosores mínimos tanto en cerámica como en resina, muchas veces porque el paciente lo pide así, no hay tanto margen para cambiar el color de la sonrisa ya que con un grosor muy delgado se transparenta el color del diente original. Con grosores muy delgados sólo se puede cambiar la forma o tamaño del diente, pero no tanto su color.

Hablando de grosores, otro tema muy importante es valorar el tipo de sonrisa del paciente. Si un paciente ya tiene unos dientes “muy salidos para afuera”, si adherimos carillas por encima de su diente, ¡se va a ver los dientes más saltones y más grandes todavía! En cambio, una persona que tiene unos dientes más hundidos, si ponemos carillas por encima de sus dientes se verá una sonrisa más llena y más bonita.

Si un paciente tiene algún diente “muy salido” y quiere harmonizar su sonrisa y “meterlo entro del arco de sonrisa” hay 2 opciones: o tallar el diente o hacer ortodoncia previa a las carillas… 

Por eso, a la hora de elegir el grosor de la carilla, o la preparación o pulido del diente, es muy importante que el dentista experto valore estos parámetros. Y por ello, siempre es recomendable realizar la prueba de MOCK UP o simulación de sonrisa en el estudio de carillas previa a su realización, para que el paciente se vea antes de empezar y entienda las necesidades de tratamiento en su boca para un resultado lo más aproximado a sus expectativas.

Conclusión

¿Cuáles elegir? Pues hay dentistas que prefieren unas y otros otras!!!

En nuestro caso, preferimos una opción MIXTA: para los dientes protagonistas de la sonrisa (de colmillo a colmillo superior) elegimos las carillas de cerámica ya que tienen una estética superior a las carillas de resina.

Las carillas de cerámica son lo más parecidas a un diente natural, tanto a nivel de dureza, como a nivel de color y propiedades ópticas, como a nivel de textura superficial. Si nos fijamos en los dientes naturales, aunque a la luz del flaix se ven blancos, todos tienen formas, coloraciones, translucideces y transparencias, pequeñas irregularidades y ondulaciones en su superficie que los hace únicos. Y las carillas de cerámica realizadas por un buen ceramista pueden imitar esto a la perfección.

En caso que el paciente necesite más carillas en el resto de la boca, entonces elegimos la resina. Es una manera de economizar el presupuesto del paciente: si ponemos sólo cerámica el presupuesto se dispara. Además, en caso de tener que cambiar la mordida del paciente, la resina tiene mejores propiedades en las superficies masticatorias de los dientes. Las carillas de resina, al ser un material plástico, tienen propiedades de compresión, flexibilidad y amortiguación que hacen que el paciente se sienta mucho más cómodo cuando mastica. La cerámica, sobre todo en pacientes que aprietan los dientes o que tienen problemas en la articulación, puede resultar “demasiado dura” para una funcionalidad óptima. La resina amortigua las fuerzas de la masticación, la cerámica en cambio es demasiado dura y no amortigua. Por ello, si tenemos que modificar la superficie de masticación de los dientes o cambiar la mordida elegimos la resina o composite. Además, al ser un material más blando la resina puede también “adaptarse” a la forma de masticar del paciente.

Y finalmente, a todo paciente que se realiza carillas, es recomendable terminar el tratamiento realizando una FÉRULA DE DESCARGA. Las carillas son fuertes y tienen que durar muchos años, y la férula de descarga aunque no es obligatoria sí que es recomendable ya que sirve para proteger las carillas y también toda la dentadura ante fuerzas excesivas

¿Preparado para sonreír? Pida su cita

Venga a su primera visita

En Diagonal Clinic Dental estaremos encantados de recibirle.

Pida una primera visita informativa donde valoraremos su estado de salud bucal, y le ofreceremos las mejores soluciones adaptadas a sus necesidades y expectativas.

Nuestra trayectoria y experiencia son nuestra garantía de profesionalidad y calidad.

Horario

Lunes a jueves de 9:00-20:00h.
Viernes de 9:00-14:00h